Lucky Peterson hace vibrar el Portón del Jazz de Alhaurín de la Torre

Lucky Peterson (Ayto. Alhaurín de la Torre)

Lucky Peterson (Ayto. Alhaurín de la Torre)

El estadounidense Lucky Peterson demostró este fin de semana en Alhaurín de la Torre por qué está considerado como una de las grandes figuras del género, con un concierto abrasador y lleno de fuerza y talento, que hizo vibrar a los espectadores que acudieron en masa a presenciar la segunda cita del Portón del Jazz 2016. Fue nuevamente un completo éxito de público y crítica, con un auditorio lleno, según el Ayuntamiento.

Cerca de un millar de personas se entregaron a la energía y el talento del artista, uno de los grandes ‘bluesman‘ de la música americana que se entregó entusiasmado a un auditorio con el que conectó desde el principio.

Poco después de las 22,30 horas irrumpía en el escenario principal del auditorio la banda de Lucky Peterson, aunque el líder de la formación se hizo esperar un poco más. Un fantástico trío de talentosos músicos, calentaron el ambiente con sus eléctricos ritmos en la guitarra, el bajo y la batería. A los pocos minutos salía a escena la estrella neoyorquina, que en seguida se metió al público en el bolsillo.

Su voz potente y su dominio del teclado, el actual y el clásico órgano con pedal, se elevaron en un poderoso conjuro, en un espectáculo lleno de energía, fuerza e intensidad. Considerado como uno de los grandes valedores contemporáneos del blues eléctrico, en su actuación dejó también patente las demás influencias de las que ha bebido a lo largo de su ya dilatada carrera, desde el rock al soul.

En Alhaurín de la Torre, donde acudía por primera vez, ha dejado ya su sello personal, con un espectáculo arrollador en muchos momentos, y más sosegado y relajado en otros, pero siempre con el talento en primer plano. Su amplio abanico de registros musicales fue casi tan variado como el de sus gestos: sonrisas, muecas, saludos y guiños; todo en Peterson fue expresividad para los sentidos, para conectar mejor con un público que agradeció su entrega con un aplauso atronador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *