Por qué no debes perderte la exposición de Mark Ryden en CAC Málaga

mark-ryden-cac-malaga-1

Entre lo críptico y lo bello, trazando una delgada línea entre la melancolía y lo perturbador. Así es la obra del artista Mark Ryden, un lugar impregnado de dulce nostalgia y teñido de oscuridad, donde complejos elementos psíquicos se esconden bajo la superficie de clichés culturales.

Su primera exposición restrospectiva en Europa se puede ver en exclusiva en el Centro de Arte Contemporáneo (CAC) de Málaga. Cámara de las maravillas, título de la muestra comisariada por Fernando Francés, está compuesta por un total de 55 obras, abarca 20 años de creaciones y se presenta como una de las más importantes en su trayectoria.

Desde que se inaugurara el 16 de diciembre, han sido miles las personas que han pasado por el CAC para disfrutar del arte de Mark Ryden. En Código 29 te ofrecemos varias razones por las que debes ver la obra si aún no lo has hecho, disponible hasta el 5 de marzo.

Sólo en el CAC

La obra principal de Cámara de las Maravillas, ‘Wood Meat Dress‘, ha sido creada expresamente para la exposición en el CAC Málaga. Realizada en madera (a partir de una de menor tamaño en porcelana), Mark Ryden, quiere logar un paralelismo con la madera y el árbol. Cómo utilizamos lo que pueden parecer trastos sin valor y viejos, pero que provienen de un árbol que hace tiempo estuvo vivo.

Quería que la pieza fuera tan grande como un árbol (2,44 metros por 91,5 cm) y exponerla en España, con toda la tradición de tallas policromadas en madera. En el viaje realizado durante la Semana Santa de Málaga de 2016 para el diseño y organización de la exposición, Mark Ryden pudo visitar anticuarios, tallistas y doradores que le explicaron el fervor y la tradición por las esculturas en la ciudad de Málaga, de ahí el simbolismo tan especial de esta pieza.

mark-ryden-cac-malaga-3

Wood Meat Dress, de Mark Ryden

Un estilo único

Mark Ryden ha creado un estilo propio y singular que desdibuja las fronteras tradicionales del arte, iniciando un nuevo género en la pintura: el ‘Surrealismo Pop’. La obra de Ryden oscila entre lo críptico y lo bello, trazando una delgada línea entre los sentimientos nacidos del recuerdo e iconografías que pueden ser perturbadoras en un análisis primario. Seducido por sus superficies infinitamente detalladas y minuciosamente esmaltadas, el espectador de su obra se enfrenta a la yuxtaposición de la inocencia de la infancia y los misteriosos recovecos del alma, desde una pincelada extrañamente clásica y tradicional, tan minuciosa, que hace utilizar a Ryden lupa para poder realizar sus obras.

Big Eyes

Al igual que le ocurría a la mísmisima Margaret Keane, considerada por muchos su obra como máxima expresión del arte, Ryden destaca las misteriosas características de lo clásico, enfrentadas a inquietantes personajes infantiles de enormes ojos pensativos y expresivos. Esta es sin duda su característica más llamativa, sus heroínas, distantes e inaccesibles pero sumamente vulnerables que capturan la atención del espectador con una expresión críptica y misteriosa. Estas tenebrosas y dulces protagonistas parecen leer el pensamiento del que las observa. El espectador quedará atrapado, incapaz de separar su vista de estas convincentes y fijas miradas.

Personajes

En el mundo de Mark Ryden conviven el presidente Lincoln, Jesucristo, Buda, Papa Noel o el diablo o celebrities como Leonardo Di Caprio, Jimmy Hendrix y Björk. Entre su iconografía más utilizada se encuentra la figura de Lincoln, representada como un héroe que liberó a los esclavos. En su obra tiene más de ídolo que de humano. Mark Ryden se interesa más de su aura y su estatus de súper hombre. Para Ryden, quizás Lincoln fue convertido en mártir por el pecado de la esclavitud.  Esto se aprecia perfectamente en la obra ‘Grotto of the Old Mass‘ (2008), donde Lincoln “se aparece” a una niña en una cueva como si se tratase de la Virgen de Lourdes. Otro de los iconos más usados es Jesucristo, que es representado en situaciones fuera de lo común para su persona, como en la obra ‘The Piano Man’ (2010).

Naturaleza

Existe una gran importancia de los árboles en la obra del artista. Mark Ryden plasma el equilibrio entre la humanidad y la naturaleza, donde sus ninfas libres, vagan en un estado de beatitud edénica. Y los árboles, literalmente, guardan el conocimiento sagrado (nuestro oxigeno). Son conectores de la tierra y el cielo.

Marcos

Ryden da gran importancia a los marcos de sus obras, realizados minuciosamente en madera, recurso que utiliza para hacer énfasis de sus escenas. Son el telón previo antes de apreciar la obra. No tendrían sentido sin las pinturas, superando en algunas ocasiones el tamaño del propio óleo, tan decorados y pintados como toda su iconografía. Es el caso del marco de madera tallada y dorada de la obra ‘Queen Bee‘ (2013), en el que seis abejas vuelan de manera ceremoniosa alrededor de su reina, la cual coronada con su pelo como un panal, tiene también una corona de colmena justo en la parte superior del marco.

ArtScans CMYK

Queen Bee, de Mark Ryden

Pasión por “lo kitsch”

Al contemplar la obra del artista, el espectador entra en un mundo imaginario extraño, el cual ofrece el delicioso encanto de lo irracional al observar el mundo aterrador, pero extrañamente atractivo de Mark Ryden. Lo extraño en sus pinturas provoca un escalofrío delicioso y toda su obra está impregnada por una densidad sobrecogedora de elementos kitsch (Estética pretenciosa, cursi y de mal gusto). El artista no ve nada negativo en lo kitsch, todo lo contrario, le encanta.

Su técnica es precisa, meticulosa y detallista, de colores puros y limpios, componen temas desconcertantes y yuxtaposiciones esotéricas. Un ejemplo es la obra ‘Allegory of the Four Elements‘ (2006), en la que cuatro niñas toman el té, en lo que parece ser una escena de lo más tranquila y sosegada. Esta es la primera impresión que percibe el espectador, pero pronto se percatará de que estas niñas, ataviadas con diferentes colores y con símbolos alquímicos en su pecho y animales posados en sus cabezas, no son unas inocentes niñas, sino que son realmente el aire (blanco – pájaro), la tierra (rojo – ciervo), el fuego (amarillo – ardilla) y el agua, (verde – pez). No hay palabras, no hay complicidad en sus miradas, un sentimiento de molestia e incomodidad recorre la escena, pero descubrimos que no podemos dejar de contemplarla.

allegory-of-the-four-elements-ryden

Allegory of the Four Elements, de Mark Ryden

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *