Nathalie Poza comienza a sonar en las quinielas del Festival de Cine

Un nombre comienza a sonar como posible mejor actriz en el Festival de Cine de Málaga: Nathalie Poza. Al menos, así se ha comentado entre los profesionales de la prensa después de la exhibición esta mañana de ‘No sé decir adiós’, dirigida por Lino Escalera. La historia, con argumento del propio director, cuenta la historia de Carla, profesional del mundo inmobiliario cuya vida es un pequeño desastre; una perdedora que se deja llevar por los excesos de la cocaína y el alcohol, y que volverá desde Barcelona a su Almería natal a toda prisa. ¿La razón? Su padre, con el que no se habla de hace tiempo, está muy enfermo, minado por el cáncer.

El equipo de ‘No sé decir adiós’

Juan Diego encarna el personaje masculino, y tiene por hijas en esta ficción a Nathalie Poza y Lola Dueñas, esta última una madre de familia que sin importarle el tener una edad decide formarse para ser actriz, su sueño de toda la vida. Sin embargo, el personaje que brilla es el de Carla, Nathalie Poza, hundida en un infierno personal del que ni sabe salir ni tampoco le apetece. Ofrece una interpretación magistral, que otro podría haber llevado al límite rozando la parodia, pero que ella sabe frenar justo en el límite necesario. Magnífica. Que no es que Dueñas no lo esté, pero el caramelo, el regalo, es el personaje protagónico. De Juan Diego ¿qué decir? Ofrece también un trabajo impecable; algún compañero también ha incluido a Juan Diego en las quinielas a mejor actor, galardón que ganó en este mismo festival un par de ediciones atrás.

Juan Diego en el posado para la prensa

En esta jornada también se ha presentado ‘Me estás matando, Susana’, un soplo de aire fresco en el festival. Una comedia irreverente y realista sobre la relación tóxica de una pareja encarnada por Gael García Bernal, Verónica Echegui. Ellos son en el filme (dirigido por Roberto Sneider) Eligio y Susana; él, un actor de telenovelas, y ella, una española afincada en México que sueña con ser una estrella de la literatura.

Fotograma de ‘Me estás matando, Susana’

Un día Susana se harta y pone pies en polvorosa, marchándose a Estados Unidos para mejorar su narrativa. Eligio alucina al ver la huida y se pone tras los pasos de ella para intentar recuperarla. Qué más da que ella haya abandonado el nido conyugal; son un matrimonio, y como tal solo hay que reencontrarse para volver, sin nada que arreglar, sin importar por qué ella no era feliz o que él se enrolle con la primera mujer que se le cruce en su camino. Una grata sorpresa en la sección oficial que ha conseguido arrancar numerosas risas al espectador, con dos buenas interpretaciones y que ha contado con la presencia de Roberto Sneider en su presentación a los medios. Un día más volvemos a echar en falta a Verónica Echegui, que ayer también vimos en ‘La niebla y la doncella‘ en la sección oficial a concurso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *