Málaga crece como destino de turismo idiomático

 

La provincia de Málaga está registrando unos números muy destacados en turismo idiomático, de hecho, en solo un año, de 2015 a 2016 ha pasado de 13.500 alumnos a 29.300 interesados por aprender español. Esta actividad, de hecho, reporta, 111,8 millones de euros, de los que el 56,3 por ciento es de producción directa y el resto, el 43,7 por ciento, es indirecta o inducida.

Así lo refleja el estudio sobre turismo idiomático en Málaga realizado por Turismo y Planificación Costa del Sol, presentado este lunes en rueda de prensa por el consejero delegado y el gerente de la empresa pública, Francisco Salado y Arturo Bernal, respectivamente, y por el presidente de la Asociación de Escuelas de Español en Málaga, José María Casero.

En el mismo destaca que de 2010 a 2013 el número de alumnos en la provincia era de entre 10.000 y 11.000, coincidiendo con los peores años de crisis económica. Ya en 2015 se incrementó hasta los 13.500 y el pasado ejercicio se contabilizaron unos 29.300.

Málaga se sitúa, en número de estudiantes, por detrás de Barcelona y Salamanca, con un incremento de entre el 15 y el 20 por ciento. Sí destaca la provincia malagueña en cuanto al número de escuelas de español acreditadas, siendo la segunda de España después de la Ciudad Condal y por delante de Madrid, Valencia y la propia ciudad salmantina.

Destaca el caso de Barcelona como ciudad elegida para aprender español, teniendo en cuenta la prevalencia del catalán en muchos aspectos. En este sentido, José María Casero ha explicado que en este caso tienen la marca Barcelona y que es elegida por profesionales que van a hacer negocios y eligen el estudiar este idioma dentro de las actividades que realizan en el destino.

En Málaga cada vez hay más profesionalización. De hecho, según el estudio la provincia tiene 28 centros para extranjeros, de los que 23 están acreditados, fundamentalmente por el Instituto Cervantes aunque también tiene validez el de la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid).

De esos 23 acreditados, la capital suma 16, es decir, cerca del 60 por ciento del total. Detrás le sigue Marbella, con cuatro. Dos tienen Benalmádena, Ronda y Nerja mientras que Frigiliana y Rincón de la Victoria cuentan con uno. Todo esto supone que Málaga contabiliza cerca de la mitad de la oferta de centros de español para extranjeros de Andalucía y el 15 por ciento del total de España.

La oferta de la Costa del Sol es superior al resto de comunidades autónomas distintas de Andalucía. En esta región, tras Málaga (23) se sitúan Sevilla, con nueve; Granada y Cádiz, con ocho y siete, respectivamente; y Córdoba, con un solo centro acreditado, según el informe.

Estos números, ha explicado Salado, se traducen también en empleo, con alrededor de 1.510 generados: 960 de manera directa y los restantes, indirectos.

En cuanto a la procedencia del turista idiomático de la provincia se observa que el más numeroso es el alemán, seguido de Reino Unido e Italia. En un segundo grupo están países nórdicos, incluyendo Holanda; Francia, Rusia y Estados Unidos. No obstante, el mercado estima que hay mucho potencial en Alemania pero también en EEUU y China.

En este último caso, el presidente de las academias malagueñas ha manifestado que el alemán es un mercado estratégico para la provincia en este segmento aunque también se considera al chino como emergente, aunque ha admitido que es «muy complicado» trabajarlo por lo que supone de trabajo tanto aquí como en aquel país «y sin apoyo institucional sería inviable». También ha añadido, por ejemplo, al mercado polaco, «donde miran mucho la calidad de los cursos y allí tienen 15 horas mínimo de español».

«Son mercados estratégicos que se trabajan pero no dejamos de mirar otros con mucho potencial como Estados Unidos o China», ha apostillado Casero, quien ha indicado que el coste de un curso de una semana en Málaga oscila entre 170 y 200 euros, a lo que se suman otros servicios como visitas a otros puntos de la provincia o el alojamiento, que bien puede ser en residencias o con familias.

De hecho, el gasto diario de estos visitantes es, de media, de 93,74 euros, siendo el completo de viaje de 2.542,68 euros. Según el estudio presentado, tres de cada diez turistas escoge alojarse con una familia, siendo la principal opción. La residencia es la segunda, con uno de cada cuatro que opta por ella.

La estancia media es de 27,1 días, aunque el intervalo de estancia de cuatro de cada diez estudiantes es de nueve a 15 días. Málaga, ha precisado Casero, ha cambiado mucho, no sólo por el número de escuelas de español acreditadas y con cursos de calidad sino porque oferta más que sol y playa, 35 museos, un centro peatonal atractivo para pasear y una amplia oferta hotelera y hostelera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *