Propuesta para crear el Corredor Verde del Valle del Guadalhorce

La Diputación de Málaga propone la creación del Corredor Verde del Valle del Guadalhorce para favorecer el desarrollo económico y turístico de la comarca.

El Corredor se extendería desde el paraje natural del Desfiladero de los Gaitanes hasta el paraje natural de la desembocadura del Guadalhorce, en un recorrido de más de 50 kilómetros que atraviesa los municipios de Ardales, Álora, Pizarra, Coín, Alhaurín el Grande, Cártama, Alhaurín de la Torre y Málaga. Tendría una doble función: ambiental y socioeconómica.

Se trata de un territorio con importantes valores naturales, tanto a nivel botánico, como faunístico y geológico, que hacen que sea un espacio privilegiado para el avistamiento de aves, por ejemplo. A ello se unen otros valores culturales e históricos, que convierten a la comarca en un marco idóneo para la realización de actividades turísticas y recreativas que contribuyan al impulso y un mayor desarrollo de los municipios, que ya cuentan con un gran potencial agrícola, ganadero y agroalimentario.

En este sentido, se apuesta por el aprovechamiento de los márgenes del río Guadalhorce como zona para caminar o desplazarse en bicicleta como principal modo de conocer el interior de una comarca. Así que se potenciará el actual sendero GR-248, que transcurre por el río, ampliándolo hasta el nacimiento.

Fortalezas y necesidades 

El presidente de la Diputación, Elías Bendodo, se ha referido al Valle del Guadalhorce como una comarca con “un potencial extraordinario. Málaga y Andalucía pueden y deben aprovechar las posibilidades que brindan comarcas como ésta. Toda inversión pública que se haga tiene un retorno inmediato”.

En este sentido, se ha referido al proyecto del Caminito del Rey, impulsado por la Diputación, que ha supuesto un revulsivo extraordinario para la zona con sus mil visitantes diarios; y a la contribución de la institución provincial para hacer posible la construcción y apertura del demandado hospital de Cártama.

“En ambos casos -ha añadido-, la colaboración con la Junta de Andalucía ha sido continua, leal y fructífera. Es el espíritu que debemos mantener para que salgan los proyectos adelante, para que Málaga siga creciendo y mejorando”.

Bendodo  ha incidido en que la comarca tiene aún grandes necesidades básicas, como la depuración y aprovechamiento de sus aguas residuales y la mejora de la eficiencia para acabar con las pérdidas de agua en la red de regadíos de la comarca. También ha aludido a obras pendientes como la del azud del río Grande y el proyecto de encauzamiento del río Guadalhorce a su paso por Cártama.

En el ámbito de las carreteras, ha apuntado actuaciones fundamentales para la movilidad y el futuro de la comarca, como en la A-357, carretera de competencia autonómica, “que debe seguir avanzando como autovía, hasta convertirse en el futuro, como fue prometido, en un nuevo acceso de Málaga y el Valle con la A-92”.

También está pendiente la culminación de la carretera del Arco Vélez-Marbella, prometida en el año 92. Queda el tramo entre Casabermeja y Casapalma, otra carretera autonómica que supondrá un gran motor económico y de desarrollo cuando se complete.

“Son todos proyectos de gran importancia -ha precisado- y que llevan demasiados años parados. Ejes de comunicación que multiplicarán las posibilidades logísticas de la comarca, la salida de sus productos a otros puntos de la provincia y de la comunidad y que la harán mucho más competitiva y accesible”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *