Festival de Verdiales, reconocimiento a las raíces malagueñas

El sábado 29 de julio vuelve el Festival de Verdiales de Villanueva de la Concepción, declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional por la Consejería de Turismo en 2001 y poco después de Singularidad Turística Provincial por la Diputación de Málaga, que este año celebra su trigésimo séptima edición.

El Verdial es una manifestación propia de la cultura popular malagueña, de una cultura campesina que viene de siglos y de la que es difícil establecer el origen debido a la falta de documentación escrita y de referencias históricas.

Desde 1981 Villanueva de la Concepción reúne a las principales Pandas de Verdiales para celebrar el festival más antiguo de la provincia de Málaga. El Festival de Verdiales de Villanueva de la Concepción fue el primero en el que los participantes no actúan mezclados entre el público, como venía siendo costumbre, sino que a partir de ese año las pandas se suben por primera vez a un escenario, puesta en escena que se ha extendido al resto de municipios de la provincia.

Con el fin de potenciar cada una de las tres formas diferentes de verdiales (Comares, Almogía y Montes) en el Festival de Verdiales se organizó un concurso por estilos. Nunca antes se había hecho de esta manera con lo que se corría el riesgo de que sólo quedase el estilo más vistoso, que era el que ganaba en todos los concursos, con lo cual los dos estilos restantes estaban abocados a su desaparición. Gracias a esta iniciativa los tres estilos de verdiales se mantienen hoy día y son conocidos en toda la provincia.

La indumentaria de las Pandas es la propia que utilizaba la gente del campo, traje que sólo varía en la Fiesta Mayor de Verdiales del día de los inocentes, cuando se introduce el sombrero de palma recargado de adornos: espejillos, flores y cintas que nos demuestran el origen ancestral de la fiesta de Verdiales, además de coincidir con el usado en otras culturas mediterráneas como la griega.

 

Una vez finalizada la intervención de las pandas inscritas en el festival, la fiesta continúa hasta altas horas de la madrugada, pudiendo el visitante unirse a cualquiera de los grupos para recorrer el pueblo a ritmo de verdiales y degustar toda clase de productos típicos del municipio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *