Las casetas de estreno, el reclamo permanente de la Feria de Málaga

Los propietarios de Café Lemour realizan trabajos de carpintería para poner a punto la caseta 158

Los propietarios de Café Lemour, José María y Eladio, realizan trabajos de carpintería para poner a punto la caseta 158

Café Lemour es una de las casetas que tendrá su puesta de largo en el Real este año

El Recinto Ferial de Málaga se consolida con el paso de los años como referente en la feria de día, y se abre paso respecto a la del centro. Este espacio cuenta con los servicios y las comodidades necesarias para ofrecer a los visitantes durante la tarde, y sin necesidad de desplazamientos, disfrutar de la noche.

Como en cada edición de la feria, son las novedades las que generan más expectación. Como la llegada de nuevas casetas, que llegan a ser un reclamo permanente de cada feria, que la hacen más diversa y atractiva, no solo a los malagueños, sino también a los miles de visitantes que cada año llegan a la capital de la Costa del Sol por estas fechas.

Café Lemour es una de las que tendrá su puesta de largo este 2017. El bar de copas de Alhaurín el Grande que empezó a funcionar en mayo de 2015 en la popular zona de ocio conocida como “Camino de Málaga” (Avenida Gerald Brenan), ha decidido este año apostar por esta feria. Su caseta es la 158 y estos días, un equipo ultima los detalles para que todo esté listo para el arranque de las fiestas este fin de semana.

“Lo que hay en esta caseta lo llamamos espíritu lemourista. Quienes han estado en nuestro local en Alhaurín saben lo que es. Y quienes se pasen por aquí, también lo van a poder descubrir”, explica a Código 29 Magazine José María González, propiertario del establecimiento. “Hemos cuidado hasta el último detalle para que toda la gente que venga se sienta a gusto, pueda tomarse algo, bailar si quiere, y refrescarse con las máquinas de aire acondicionado que hemos instalado”, añade.

“Somos nuevos en la feria de Málaga, pero no en la hostelería. Sabemos que el listón está alto, pero nuestro compromiso es trabajar para ofrecer algo diferente. Nos hemos marcado el objetivo de que cuando la gente decida volverse a su casa después de una tarde o una noche con nosotros, salga por nuestra puerta sonriendo y diciendo ‘mañana repetimos aquí’. Eso es lo que queremos”, apunta por su parte Eladio González, hermano de José María, y también socio de Lemour.

Y es que la feria de Málaga, como muchos apuntan, está dando un salto de calidad por la apuesta firme de los empresarios, como es el caso de Café Lemour. Del 12 al 19 de agosto estarán en la calle José Blánquez “El Maño”, frente al Palacio de Congresos, en la segunda hilada de casetas si se entra desde el Portal 2 de la feria. El domingo se presentó el cartel a través de sus perfiles en las redes sociales.

Las nuevas casetas llegan para quedarse, y la expectación que se genera siempre es un reclamo turístico para los visitantes, pero sobre todo, para quienes ya conocen la feria en el Cortijo de Torres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *