Coronavirus: «pasaporte o carné de inmunidad»

 

Es una iniciativa que se baraja en múltiples países: Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, España o Chile.

La premisa es sencilla: comprobar que alguien ha pasado el SARS-Cov-2 y es inmune al virus, y otorgarle un carné, pasaporte o certificado que lo constate.

La propuesta en general es que el documento en sí permita que la persona se reincorpore al trabajo o no deba cumplir con algunas de las restricciones impuestas por la pandemia, como una vía para salir de la crisis y poder hacer una vida más normal.

Pero su puesta en práctica enfrenta múltiples desafíos y riesgos. Para empezar, no sabemos lo suficiente del virus ni tenemos las herramientas adecuadas.

Las pruebas rápidas de anticuerpos, que son las propuestas para determinar la inmunidad, «tienen una exactitud limitada».

Por tanto, puede ocurrir que certifiquemos que mucha gente es inmune cuando en realidad no lo es, o que digamos a mucha gente que no lo es, cuando sí pueden serlo.

Otra importante incógnita aún no resuelta, y fundamental para una propuesta de este tipo, es cuánta inmunidad puede desarrollar una persona al SARS-Cov-2, o durante cuánto tiempo.

Simplemente, no sabemos aún si lo que detectan las pruebas de anticuerpos es verdaderamente ‘inmunidad’ a la covid-19. Puede ser inmunidad parcial, puede ser inmunidad de duración incierta, y otras múltiples preguntas sin respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *